Primera Asamblea General en formato digital

Primera Asamblea General en formato digital

27 marzo 2021 Sebastian Jüngel Visto 1163 veces

La Sociedad Antroposófica General, que garantiza la financiación del Goetheanum, cerró 2020 con un déficit de 476.000 francos, un resultado que se debe a las muchas semanas de cierre decretado como medida anti-Covid-19. No obstante, los miembros aprobaron las cuentas del curso 2020, en la primera Asamblea General de las Sociedad Antroposófica General celebrada en formato digital.


En 2020, la Asamblea General tuvo que ser pospuesta de abril a octubre debido a la prohibición de las reuniones. En 2021 la Asamblea General se celebró en línea el 27 de marzo con un programa reducido. Lo que suponía una dificultad debido a los requisitos oficiales por la crisis sanitaria, la Junta Directiva del Goetheanum lo convirtió en virtud: la reunión en línea permitió la participación de 380 miembros de 45 países.

Para el intercambio durante la Asamblea, dos personas se encargaron de revisar y evaluar los comentarios enviados por los miembros en forma de correos electrónicos. A través de este medio también se formuló una cuestión de orden, que pudo ser comentada y votada. Las votaciones se completaron mediante un sistema diseñado por el equipo técnico. Por una clara mayoría, los miembros rechazaron posponer las votaciones a una fecha posterior en septiembre.

El Tesorero Justus Wittich agradeció a los miembros su alto nivel de apoyo moral y financiero. Gracias a las cuotas de los miembros, a varios legados otorgados al Goetheanum, y sobre todo, al incremento de las donaciones por cerca de medio millón de francos, alcanzando un total de casi 1,5 millones, pudimos compensar el déficit de tal manera que, al final, la pérdida de 476.000 francos resultó relativamente llevadera. Hasta el momento, el Goetheanum no ha recibido ninguna compensación económica estatal, salvo por las medidas de reducción del tiempo de trabajo.

El Goetheanum siguió celebrando eventos hasta el último momento, como por ejemplo el Festival del ‹Fausto› en julio y octubre y conferencias especializadas, cumpliendo las normas de protección frente al Covid-19. Siempre que fue posible, las actividades y eventos se realizaron en formato digital. Sin embargo, la prohibición de eventos presenciales significó una notable reducción de ingresos pero también la necesidad de invertir en tecnología de transmisión digital.

Los miembros mostraron su entendimiento y solidaridad ante la situación financiera. El estado financiero anual fue aprobado con 318 votos, 10 votos en contra y 22 abstenciones, la gestión de la Junta Directiva fue aprobada con 302 votos, 15 votos en contra y 22 abstenciones.


Traducido por Michael Kranawetvogl

Imagen: Sebastian Jüngel