Apoyar la Antroposofía sin ser miembro de la Sociedad

Apoyar la Antroposofía sin ser miembro de la Sociedad

29 agosto 2019 | Marc Desaules

El Fonds Goetheanum (Fondo del Goetheanum), una iniciativa de la Sociedad Antroposófica en Suiza, se ha convertido en un importante instrumento de apoyo a la investigación antroposófica y llegó a ser una especie de movimiento más allá del ámbito de la Sociedad Antroposófica.


Muchas personas valoran y consumen productos antroposóficos como por ejemplo los alimentos Demeter, productos cosméticos y medicamentos, así como servicios como clínicas, escuelas Waldorf, centros de Pedagogía Curativa y Terapia Social, entre otros, pero pocos tienen alguna noción sobre el tiempo y el trabajo de investigación necesarios para conseguir la alta calidad de tales productos y servicios. El objetivo del Fondo del Goetheanum es, por un lado, dar a conocer estos frutos de la Antroposofía de una manera comprensible y amplia, y por otro lado apoyar su desarrollo.

Hacer accesibles los logros antroposóficos

A lo largo de los años, se han producido varias ediciones de un periódico de ocho páginas acerca de diversos temas, como la función de los cuernos de las vacas, la medicina humana, las etapas de desarrollo en la educación, el apoyo para la autonomía, la dignidad al final de la vida, las fuentes de arte, la solidaridad económica, las abejas y su relación con nosotros, la responsabilidad en la producción de semillas, el respeto a la infancia, la ilusión del crecimiento ilimitado, el muérdago y el cáncer, y los preparados biodinámicos. El tema de este otoño será el cambio climático. Los autores son profesionales, científicos, personalidades públicas y artistas que se enfrentan a los retos de nuestro tiempo.

Las ediciones se publicarán en varios cientos de miles de ejemplares en los periódicos dominicales, por ejemplo en lengua alemana ‹Schweiz am Wochenende› (Suiza en el fin de semana) así como en francés en ‹Le Temps›. Hasta la fecha, se han llevado a cabo un total de trece campañas de información a gran escala. En cada publicación se hace un llamamiento a apoyar un proyecto de investigación y desarrollo antroposófico relacionado con el tema discutido.

Para asociaciones y las Secciones en el Goetheanum

De este modo, después de la deducción de los gastos de impresión, en diez años se han recaudado muchas pequeñas donaciones, de un promedio de 60 francos, que en total superan los 1,2 millones de francos. Las donaciones provienen de un movimiento fuerte y creciente de unos 5.000 simpatizantes al margen de la Sociedad Antroposófica en Suiza con sus 3.500 miembros. Sólo uno de cada ocho donantes es miembro, todos ellos son personas que apoyan los frutos de la Antroposofía año tras año.

Estos fondos se destinan directamente a la investigación antroposófica, sin ningún esfuerzo administrativo adicional. Si los fondos son recaudados por la Sociedad Antroposófica en Suiza, reconocida como una organización sin fines de lucro y exenta de impuestos, no es su junta directiva quien decide sobre la distribución, sino que para un 50 por ciento del presupuesto deciden las asociaciones profesionales nacionales que se ocupan del tema, y para el 50 por ciento restante las Secciones de la Escuela Superior para la Ciencia del Espíritu en el Goetheanum.

Una vez finalizada una campaña, las asociaciones y Secciones tienen libre acceso a estos fondos en función de sus necesidades e iniciativas, y en cualquier momento pueden solicitar una orden de transferencia a la Sociedad Antroposófica, que tan solo actúa en calidad de fiduciaria. Por lo tanto, no hacen falta solicitudes complicadas ni una comisión de adjudicación. La eficacia es máxima.

Un concepto transferible a otros países

La idea de una iniciativa como el Fondo del Goetheanum, basada en el reconocimiento de los frutos de la Antroposofía por parte del público en general, no es nueva. Es uno de los tres componentes financieros que Rudolf Steiner formuló con motivo de la fundación de la Sociedad Antroposófica en el Congreso de Navidad de 1923/24, y que puede resumirse diciendo que las personas sin ánimo de ser miembros de la Sociedad Antroposófica pero que reconocen que el trabajo antroposófico se lleva a cabo de una manera fructífera, estarán dispuestas a apoyarlo.

La experiencia con el Fondo del Goetheanum en Suiza podría ser aprovechada por otros países de una manera u otra. Las respectivas Sociedades Antroposóficas territoriales podrían comprometerse con el impulso del Goetheanum, por un lado apoyando localmente el trabajo de investigación y desarrollo en los diferentes campos de actividad de su propio país, y por otro lado, apoyando lo que está sucediendo en el Goetheanum de Dornach (CH). Este modelo podría servir de inspiración para una Sociedad mundial antroposófica como una confederación de Sociedades territoriales que abogan conjuntamente por el impulso universal del Goetheanum.


Web www.fondsgoetheanum.ch